5 lugares a mantener limpios en tu comunidad de vecino

Seguro que cuando has invitado a alguien a tu casa te has preocupado por que lo que vean dentro de ella esté ordenado y, en la medida de lo posible, limpio. Puede que después de enseñarles tu piso te apetezca enseñarles el jardín de la comunidad, la piscina o incluso vuestra plaza de garaje. El problema es que la limpieza y el orden en las zonas comunes no sólo dependen de ti y la visita guiada puede no acabar tan bien como deseas.

Por eso os vamos a dar unos cuantos consejos para mantener limpia tu comunidad de vecinos:

  1. Compartir tareas de limpieza NO es una buena idea

Puede parecerte la mejor idea del mundo distribuir las tareas del hogar entre los vecinos de tu comunidad. Porque sí, porque te llevas muy bien con ellos y esa te parece razón suficiente para creer que todo irá bien. Pero sentimos decirte que la realidad es muy distinta.

Te avisamos de que esta idea sólo traerá problemas del tipo: “Yo hoy no puedo porque tengo que quedarme con el hijo de una amiga porque está de viaje” o “yo es que llego tarde de trabajar”.

2. El Ascensor, ese lugar dónde se acumula la suciedad

Es el lugar de más tránsito en una comunidad de vecinos, además de no ser un espacio muy grande por lo que la suciedad se hace notar más. Papeles de caramelos, chicles, suciedad de los zapatos o de nuestros animales domésticos o incluso olor a tabaco.

3. Entrada y rellanos.

Al igual que el ascensor son otros lugares de mucho tránsito donde poder generar mucha suciedad y puede dar mala imagen dado que es la tarjeta de presentación de tu comunidad y lo primero que se ve nada más entrar. El despacho del portero, los cristales de los portales etc.

4. El garaje

Suele ser un lugar perfecto para encontrarte ratas, insectos de todo tipo y suciedad de todo tipo. Es un sitio donde los vecinos suelen aprovechar para limpiar sus coches o almacenar objetos. Lo malo es que no suelen limpiar la zona después de usarla.

5. La piscina y el jardín

Suelen ir de la mano puesto que la limpieza y mantenimiento de uno (jardín) suele afectar al otro (piscina). Al cortar el césped suele llenarse la piscina de hierba y esta debe ser cuidada con productos específicos para su correcto mantenimiento.